- PreparaciÓn -

Manos de trabajo con un rodillo sobre la masa fresca

Colocamos agua caliente en un bol o recipiente. Añadimos la levadura y el azúcar. Se disuelve suavemente y  se deja reposar durante 5 a 10 minutos hasta que la levadura se active y forme una espuma en la superficie del agua. A continuación agregamos la sal y el aceite. Vamos añadiendo la harina poco a poco y a la vez vamos resolviendo la mezcla. Cuando la mezcla está demasiado espesa, empezamos a amasar, la masa estará lista cuando se vuelve brillante y viscosa, pero no pegajosa, podemos ir pellizcando y tirando la masa, hasta que la masa esté lo suficientemente delgada como para dejar pasar la luz.




Manos femeninas que sostienen una fina capa de masa hecha en casa

Sacamos la masa del bol y la colocamos en una mesa limpia y enharinada. Si la masa está muy húmeda o pegajosa, espolvoreamos un poco más de harina sobre la masa. Con las palmas de la mano empezamos a presionar la masa, empujando ligeramente hacia adelante. Colocamos la parte de abajo de la masa hacia arriba, y presionamos en el centro de la bola hacia fuera y vamos rotando la masa ligeramente. Repetimos esta secuencia durante todo el proceso de amasado.




Primer plano de la mano del cocinero del panadero de la pizza en la cocina de corte uniforme blanco.

Metemos la masa en un bol y lo tapamos con papel film y dejamos reposar la masa 1 hora a temperatura ambiente. Pasada la hora volvemos se vuelve a echar un poco de más harina sobre la masa. Seguidamente se forman dos bolas redondas y repetimos los siguientes pasos en cada pieza. Vamos a ir aplastando unas de las bolas con la palma de la mano hasta que tenga una altura aproximada de 3 cm. Ahora hacemos el borde de la masa. A continuación procedemos a lanzarla dejando caer la masa sobre nuestro puño e iremos moviendo los puños en forma de círculos hasta conseguir un diámetro de unos 20 cm, ya tenemos lista nuestra masa.



- Propiedades y Beneficios de la Pizza -

  • Podemos añadir anchoas, ricas en proteínas y grasas,  contienen hasta un 12% de grasa,  con todos los beneficios que nos aporta el pescado azul. La carne de este pescado apenas contiene hidratos de carbono y almacena minerales como el hierro, sodio, fósforo, potasio, calcio y vitamina A y B.  Estas nos ayudan a disminuir las grasas en sangre, y a combatir el colesterol y enfermedades cardiovasculares.

  • En general, la pizza contiene antioxidantes debido a que pasa un tiempo determinado en el horno y también por el tipo de masa que se emplea, sobre todo si se usa la masa integral.

  • Es económica, tiene un sabor exquisito sin importar los ingredientes que contenga y es ideal para compartir con la familia o los amigos.